viernes, 5 de mayo de 2017

El tiempo cura heridas, las sana, las cicatriza.


El tiempo cura heridas, las sana, las cicatriza. No espera por nadie, no se para ni un segundo para permitirte pensar que opción debes elegir, que camino es el correcto e incluso cuáles serán las consecuencias al tomar una u otra opción.
El tiempo no olvida, ni perdona. No te permite dar marcha atrás a las agujas de su reloj y rectificar palabras, gestos... ni revivir momentos felices, no te permite poner el pause disfrutar de una simple sonrisa del pasado, y luego, en el momento que quieras, darle al play y seguir tu presente.