viernes, 24 de febrero de 2017

Solo Dios recogió mis lagrimas...