miércoles, 12 de julio de 2017

Nos hacemos padres por el camino

Nos hacemos padres por el camino, pero jamás antes. Suele volverse difícil y a veces, 
se nos desborda de las manos. Cuando eso pasa, y soltamos el timón por un momento de cansancio, 
sobrevienen los problemas de límites. Un niño sin control es como un barco sin timón.