viernes, 30 de junio de 2017

Llámame cuando quieras


Llámame cuando quieras, cuando quieras.
Pero no como quien se siente obligado a hacerlo,
Eso no estaría bien ni para ti ni para mí
A veces me imagino lo maravilloso que sería
Si me llamaras solo porque sí
Simplemente como uno que ha tenido sed.
Y fue a tomar un vaso de agua.
Pero ya sé que sería demasiado pedir.
Conmigo no tendrás que fingir una sed que no oyes.