sábado, 20 de mayo de 2017

Buenos días


Cuando con fuerza la tormenta azota, y una gran tempestad amenaza con destruirlo todo a su paso... Recuerda, que después de la tormenta, siempre ha de llegar la calma. 
Cuando creas que lo has perdido todo, porque sólo ves ruinas a tu alrededor y piensas que la pérdida es irreparable; cuando ves que todo se ha derrumbado... Recuerda que, mientras exista vida, también hay esperanzas. 
Cuando intentas levantar lo caído, y cuando lo levantas, una vez más cae; cuando crees que nadie toma en cuenta tus propias penas y desgracias... Recuerda que siempre habrá alguien muy cerca, o aun lejos de ti, que siempre está dispuesto a darte la mano. 
¡Nunca te dejes vencer!