domingo, 5 de marzo de 2017

Uno aprende que la felicidad es una cuestión de momentos

Uno aprende que la felicidad es una cuestión de momentos
Es una taza de café con un amigo.
Es un beso robado.
Un mensaje.
La intensa mirada de un transeúnte.
Es un soplo de aire fresco después de un día en una habitación cerrada.
Es un paseo por el sol después de semanas de lluvias.
Es un nuevo perfume.
Es un abrazo afectuoso.
No, no pienses en el mañana.
No preguntes si habrá oportunidades adecuadas.
No pienses demasiado en el mañana.
No preguntes si va a llover
Cierra fuerte los ojos.
Escucha el latido insistente de tu corazón 
disfruta de cada momento, cada emoción, cada estremecimiento.
Y ahora dime, ¿no es eso acaso la felicidad?.